top of page

Explorando el amor propio en el trabajo


Woman smiling while holding a pen at the office

¿Es el amor propio otra manera de decir autocuidado? Bueno, no exactamente. Reservar un día de spa o tomar un baño de burbujas ofrece alivio temporal del estrés, y también puede ser muy agradable, especialmente cuando algo "malo" nos sucede en el trabajo. A medida que avanza febrero, considerado por algunos como "el mes del amor", te propongo una alternativa, explorando el profundo impacto del amor propio.


¿El amor propio es egoísta?

No realmente, pero es posible que tengas esos pensamientos. Sin embargo, darse amor y compasión es clave, especialmente en el trabajo. Déjame compartir contigo algunos escenarios:


  • Cometiste un error.

  • Tu jefe directo te hizo un comentario negativo.

  • No obtuviste el ansiado aumento de sueldo.

  • Esa tan esperada promoción no llegó.


En esos momentos de alto estrés, el crítico interno tiende a alzar la voz y es bastante severo. ¿Te suena conocido? De ser así, ¿cómo te hace sentir? ¿Triste? ¿Frustrada? ¿Derrotada? No estás sola, yo también he vivido estas situaciones, y me he dado cuenta a la larga, de que no fueron contratiempos, sino oportunidades de crecimiento.


Sin embargo, el crecimiento no ocurrió de la noche a la mañana. Comenzó con una elección consciente. El mindfulness o atención plena nos puede dar el espacio que necesitamos para tomar esa decisión, y también al conectarnos con la calidez de la autocompasión, podemos enviarnos la amabilidad, el amor y el cariño necesarios. Creo que este es un componente crucial en el trabajo.


¿Cómo podemos enviarnos amor en el trabajo?


Permíteme compartir contigo tres prácticas que puedes aplicar para ayudarte a conectar con el amor propio en el trabajo:


  1. Respiración consciente: Toma varias respiraciones largas y profundas a lo largo de tu jornada laboral. Inhalando profundamente por la nariz y exhalando lentamente todo el aire por la boca. Estas pueden ayudarte a centrarte en el momento presente, y así puedes tomar decisiones conectadas con tu sabiduría interior.

  2. Journaling: Reserva unos minutos para escribir sobre un reto en el trabajo. Puede ser en un diario o journal, tu agenda o una hoja de papel. Reflexiona sobre cómo la autocompasión podría ayudarte a a cambiar tu perspectiva y empoderar tu crecimiento profesional. También puedes escribir algunas palabras amables hacia ti misma. ¿No puedes encontrar las palabras "correctas"? Puedes imaginar que son para un buen amigo o un colega en su lugar.

  3. Gratitud: Reconoce tus logros, tanto grandes como pequeños. Expresa gratitud por el progreso que has logrado en tu trayectoria profesional. Si te cuesta conectar con esta sensación, tal vez comienza sintiendo aprecio por lo que encuentres en tu entorno, por ejemplo: tener una silla cómoda donde sentarte, o tener una computadora confiable que te permite realizar tu trabajo adecuadamente, tener compañeros de trabajo amables con quienes compartir tu día y a veces hasta la hora del almuerzo. Y si trabajas desde casa, estar agradecida por tener esa posibilidad (quizás mientras usas tu pijama)

Tómate un momento para apreciar tu resiliencia, honrar tu crecimiento profesional y celebrar la profesional única que eres. Mereces conectar con el amor propio, no sólo en el trabajo, sino también en todas partes.


¡Hagamos de febrero el mes del amor propio y autocompasión, y así florecer en el trabajo! ¡Tu viaje hacia el amor propio comienza ahora!


 

¿Estas lista para navegar por este viaje transformador? Si buscas orientación y acompañamiento personalizado, puedes reservar una sesión de coaching de descubrimiento de health coaching conmigo. Juntas podemos explorar estrategias hechas a tu medida para fortalecer tu conexión con el amor propio. ¡No dudes en contactarme si tienes alguna duda!



4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page