top of page

El poder transformador del Perdón Radical

Woman with her arms wide open, wearing a cap, on top of a mountain, facing a beautiful green landscape.

El proceso de perdonar -tanto a otros como a nosotros mismos- es muy importante en nuestras vidas, y en este post quiero compartir contigo una historia que también tiene que ver con el mindfulness. Soy consciente de que el perdón no es el tema de moda, ni el más cómodo, y por eso mucha gente lo evita. Es que lleva el peso de la culpa y la vergüenza. Pero, ¿y si pudiéramos empezar el nuevo año -o cualquier momento del año- con una hoja en blanco? Retrocedamos juntos en el tiempo ⏳ para poder contarte mi propia historia de "víctima".


No estaba viviendo, solo sobreviviendo

Mujer profesional en sus treintas, trabajando en la industria bancaria por más de diez años, y encima estudiando una maestría en Finanzas en Perú. Como puedes imaginar, ¡era DEMASIADO! Pero, no me daba cuenta aún. Estaba acostumbrada a "hacer" y no "ser", sin saber nada sobre el mindfulness en ese momento (si tu tampoco no lo sabes está bien, sigue leyendo que más adelante te lo explico). Por lo tanto, estaba físicamente agotada. Al mismo tiempo, mi vida personal era un desastre. Tengo que confesar que mi corazón estaba roto y me sentía emocionalmente agotada. En resumen: "No estaba viviendo, solo sobreviviendo".


Hablar sobre el perdón no es para nada cómodo, ya que expone nuestra vulnerabilidad. Y este es un lado que dudamos en mostrar a los demás, especialmente en el entorno laboral e incluso en LinkedIn, así que estoy tomándome un gran riesgo aquí. Sé que esto puede traer cierto estigma; no queremos parecer débiles, especialmente mientras enfrentamos retos en el trabajo. Sin embargo, nuestras vidas personales y profesionales están estrechamente vinculadas. Al dedicarme al trabajo "en cuerpo y alma", destaqué en mi carrera, pero la búsqueda incesante del éxito profesional tuvo un alto costo: el descuido de mi bienestar.


Detrás de la máscara profesional

El trabajo se convirtió en mi refugio, un lugar donde brillé y tuve éxito hasta cierto punto. Sin embargo, debajo de mis logros, había una falta de equilibrio entre el trabajo y mi vida personal. Me las arreglé escondiendo el dolor y el sufrimiento "debajo del tapete", convencida de que las sesiones de terapia con mi psicóloga eran suficientes. La verdad era que esto no estaba funcionando del todo.


En la búsqueda de mantener una imagen de fortaleza y confianza en mí misma, pasé por alto la necesidad de ver mis problemas y sanar desde dentro. El camino hacia una vida más tranquila y feliz requería un gran trabajo y compromiso de mi parte. El primero fue asistir regularmente a clases de Mindfulness para crear el hábito de tomar consciencia de lo que realmente estaba sucediendo en mi cuerpo, mente, y corazón. El segundo, el Perdón Radical, para liberarme de viejos rencores que no me permitían avanzar en mi vida personal.


¿Y podemos perdonar de verdad?

¡Claro que sí! Pero no de la manera tradicional. El Perdón Radical nos propone trascender el arquetipo de víctima, que asumimos normalmente cuando nos enfrentamos a situaciones retadoras. Al sumergirnos por completo en nuestra historia desde el punto de vista de la "víctima", iniciamos un poderoso cambio de perspectiva, analizando nuestras creencias limitantes, lo que nos permitirá transformar la forma en que pensamos y veremos nuestras vidas en el futuro.


Y la mejor parte es que este es un trabajo personal donde se te propone conectar con sentimientos de amor, gratitud y compasión. Así que no tienes que involucrar a nadie más que a ti mismo. Ni siquiera necesitas otorgar el perdón a nadie. Eso sí, ten en cuenta que el Perdón Radical no está condonando ni minimizando aquello que te sucedió. Recuerda que toda acción siempre tiene una consecuencia, especialmente en el mundo material. El Perdón Radical propone darte cuenta de que nada "malo" pasó, ya que hay una lección que aprender aquí desde el punto de vista espiritual y que contribuyó con tu crecimiento interno.


Tengo algo que confesarte. En ese entonces, cualquier palabra relacionada con la espiritualidad hacía que me "saltara el ojo". Yo era una persona bastante escéptica y tanta decepción amorosa me había hecho perder la fe. Pero honestamente no tenía nada que perder, y el libro del "Perdón Radical" nos sugería a los escépticos que podíamos "fingir hasta conseguirlo". Es decir, seguir fielmente todos los pasos sugeridos por las herramientas. Así que en un inicio fingí y cuando menos lo esperé, funcionó.


El Mindfulness es clave para el Perdón Radical

¿Qué pensarías si te dijera que hay una metodología que propone soltar la culpa, la vergüenza, la tristeza, la ira y todos esos sentimientos incómodos relacionados con nuestras historias de "víctima"? ¡Pues eso es el Perdón Radical! Un proceso de cinco etapas que nos permite ver nuestras experiencias de vida desde una perspectiva diferente. Pero primero, hay algo de trabajo que debe hacerse, ¡y aquí es donde practicar mindfulness o atención plena es realmente útil!


 

El Mindfulness es la consciencia que surge al prestar atención a lo que está sucediendo en el momento presente -tanto dentro como fuera de nosotros- sin juicio y de manera amable y compasiva.

 

Entonces, para efectos del Perdón Radical, el mindfulness nos permite estar en el momento presente mientras contamos nuestra "historia de víctima", así esta haya ocurrido hace muchos años o solo hace unos cinco minutos, y sintiendo nuestros sentimientos sin rechazarlos. También nos ayuda a ser conscientes de nuestras creencias limitantes, que es el paso previo a la transformación real.


A medida que exploraba el mindfulness y el Perdón Radical, mi "historia de víctima" experimentó una transformación profunda: Comenzó a perder fuerza y dio espacio a una nueva historia, una más positiva y más amorosa. La sinergia de estos dos enfoques ofrece una metodología poderosa para liberarte de las cargas de la culpa, y la vergüenza.


Te invito a realizar este viaje transformador. Créeme que vale la pena el esfuerzo. Y si el perdón te parece retador o demasiado complicado, aquí estoy para guiarte a través de las herramientas del Perdón Radical.


Aprovecha la oportunidad de comenzar el nuevo año con una hoja en blanco, libre de las restricciones de tu pasado. ¿Listo para abrir las puertas a una vida con más calma y libertad? Si tienes dudas o preguntas sobre este proceso, puedes dejarlas en los comentarios o escribirme por aquí.


 

¿Quieres saber un poquito más sobre el Perdón Radical? Visita mi página aquí. O si quieres reservar una sesión de coaching de descubrimiento de 30 minutos, puedes hacerlo a continuación.



6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page